Consejos para mantenernos calientes en invierno

Consejos para mantenernos calientes en invierno

Cubrir adecuadamente las ventanas

Las cortinas y persianas pueden reducir de forma significativa la pérdida de calor de nuestro hogar a través de las ventanas. Existen numerosos sistemas nuevos que pueden ayudarnos incluso a automatizar los procesos de apertura y cierre de las mismas. Si lo que deseamos es mantener la temperatura constante con el máximo ahorro energético, entonces no solo deberemos cerrar bien nuestras ventanas y cortinas durante la noche, sino también aprovechar las horas de sol para aumentar sin gasto alguno la temperatura de nuestro hogar.

Si utiliza este sencillo truco, puede llegar a ahorrar en torno a un 35 % por ciento del gasto que conllevaría no seguir el consejo. De este modo, es interesante echar un segundo vistazo a las cortinas que deseemos comprar a fin de determinar si proveerán a nuestra casa de una mejor eficiencia energética.

 

Consejos para mantenernos calientes en invierno

 

Crear una almohada de semillas

Existen multitud de tipos de estas bolsas, algunas de las cuales están fabricadas con los más extraños frutos, como por ejemplo huesos de aceituna –el último grito en Japón- y es que la capacidad de estos frutos para retener el calor es más que eficiente, proporcionando a aquellos que las usan una sensación de confort que logra ahuyentar el frío durante largos períodos de tiempo.

Para su fabricación, podemos optar por las semillas de trigo o maíz. Los materiales que se necesitarán para su fabricación casera son algunas piezas de tela de puro algodón, un kilo de semillas de trigo, unas gotitas de un aceite esencial perfumado de nuestro gusto y material de costura básico. Para crearla sólo necesitamos coser la funda al gusto, aromatizar las semillas ligeramente e introducirlas en nuestro cojín o almohadón.

Tomar alimentos que aumenten nuestra temperatura

El té es toda una tradición en la fría Inglaterra, tanto, que un inglés medio puede llegar a tomar 4 tazas al día. Y es que cuando la temperatura cae de forma drástica, el cuerpo nos pida aclimatarlo desde dentro, aportándole el calor que falta fuera.

Sin embargo, más interesante aún es la apuesta de miles de jóvenes en los países escandinavos. ¿Quién no ha sentido su cuerpo entero arder tras la ingesta de una comida picante? Y es que los amantes del picante están de suerte, pues son numerosos los países nórdicos donde se practica este tipo de calefacción alternativa. El chilli-heating consiste en la ingesta de cayena, chiles o salsa picante en prácticamente todas las comidas del día. Una forma peculiar de aumentar nuestra sensación térmica. Y es que la capsaicina, un compuesto químico que encontramos en los chiles, es capaz de hacernos sentir en llamas, incluso cuando la temperatura está bajo cero.

Hazte con una chimenea

Pero si no te gusta el picante y el chilli-heating te parece ridículo, entonces no lo dudes y adquiere una buena chimenea. Porque incluso la mera visión de una viva fogata nos hace sentirnos más cómodos y cálidos, como pueden atestiguar los fabricantes de SmartTVs, o televisores inteligentes, en los que podemos encontrar aplicaciones que harán que su televisor se convierta en una chimenea virtual. Eso sí, el calor deberá ponerlo con la imaginación.

Y es que nada mejor que una chimenea de verdad para sentirnos a gusto y en nuestro hogar. Pero si almacenar leña o construir una salida de humos en su minipiso le parece algo imposible, debe saber que está de enhorabuena. Los nuevos sistemas de calefacción a gas, pellets o etanol le permitirán ahorrar espacio y le proporcionarán el fuego adecuado a su hogar, sea el que sea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.