Chimeneas de diseño: domótica al servicio del fuego

En la actualidad nuestros hogares están dando un salto cualitativo que incluye numerosos elementos tecnológicos. La domótica – los avances que tratan de que controlemos nuestra casa de forma automatizada o a distancia- está comenzando a dar sus primeros pasos en muchos hogares y es cada vez más común encontrar multitud de sistemas que permiten controlar aspectos de nuestra vida doméstica de forma telemática: desde dispositivos móviles que controlan cámaras de video-vigilancia en tiempo real, hasta televisores inteligentes capaces de comunicarse con aparatos informáticos y teléfonos, e incluso, para los más expertos, la posibilidad de programar el aire acondicionado o apagar y encender las luces. Esta semana, Chimeneas LLofrio quiere presentarte algunas chimeneas de diseño capaces de cumplir los requisitos de aquellos que creían que no podían tener una chimenea en casa.

Chimeneas de diseño: domótica al servicio del fuego

Los modelos actuales, tanto entre las chimeneas y estufas de gas, como entre las más modernas como los sistemas de biomasa (pellets), ya incorporan la posibilidad del control a distancia, mediante mecanismos tipo mando. Algunas empresas punteras, de cuyos modelos hemos hablado anteriormente en el blog de Chimeneas Llofrio, han llegado incluso a crear sus propias aplicaciones móviles para controlar la vivacidad del fuego o el calor que el aparato desprende desde nuestro Smartphone. Pero si hay una nueva forma de entender el fuego que está causando furor entre los amantes del diseño y la estética, sin duda tenemos que hablar de los modelos alimentados por etanol.

Esculturas de fuego: ‘chimeneas’ de etanol

Los nuevos sistemas de etanol están diseñados para los dueños de aquellos espacios y hogares que jamás consideraron posible tener una chimenea. Por la posibilidad de instalación sin salida de humos, por su combustión precisa en quemadores especiales y por el control total de la intensidad de la llama, los sistemas de etanol son la solución perfecta para aquellos que adoran la vista del fuego, pero por las características de su domicilio no pueden instalar una chimenea tradicional: pisos, bajos comerciales, oficinas, etc. Las posibilidad se han multiplicado en los últimos años gracias a estos ingenios capaces de ofrecernos el calor de un ambiente con el fuego como parte del entorno, pero  sin peligro, a precio módico, con los últimos avances en control a distancia y sin residuos.

Biomasa, la solución para controlar el consumo al detalle

Pero si lo que se precisa es un buen sistema de calefacción, entonces es interesante observar el funcionamiento de las últimas calderas y estufas de biomasa. Mediante silos o depósitos de gran capacidad para el almacenamiento del combustible, y  gracias al tornillo sin fin que estos aparatos incluyen, los propietarios de calderas de pellets pueden controlar de forma precisa el consumo, la temperatura y los sectores de la casa en los que queremos programar el calor, su intensidad, etc. en caso de que se instale una caldera central, de aporte calor a varias estufas.

El combustible de estas calderas procede de limpiezas forestales, entre otras fuentes, por lo que es completamente renovable, limpio. Con una capacidad calorífica tan poderosa como la de otros sistemas tradicionales, los pellets y otros combustibles biomasa poseen además ventajas en cuanto al almacenaje y la limpieza, pues apenas generan residuos en su combustión. Una manera ecológica y eficiente de calentar un hogar de diseño en el siglo XXI.

Por último, no queremos cerrar este artículo sin recordar a nuestros lectores que Chimeneas LLofrio es también diseñador y fabricante de chimeneas y estufas a medida. Con treinta años de experiencia en el sector, Chimeneas Llofrio es proveedor y distribuidor de las principales marcas contando, además,  con una amplia exposición a la vista de los clientes interesados: más de medio centenar de chimeneas expuestas en nuestras instalaciones en Murcia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.